Nuestro Colegio Salesiano prepara a un grupo de jóvenes para emprender su enseñanza media.

 

La Dirección del Colegio Salesiano de Linares, en su afán por seguir la filosofía educativa de don Bosco basada en una concepción humanista cristiana, dicta por primera vez un propedéutico para sus alumnos de primero medio 2018.

El objetivo de la jornada es entregar los conocimientos básicos que se necesitan para enfrentar exitosamente la educación media. Con esto se pretende lograr una óptima conexión entre los contenidos y el rendimiento académico. Esta actividad comenzó el 18 del presente y culmina este viernes 22

Los estudiantes reciben contenidos elementales en Lenguaje tales como herramientas para la comprensión lectora, y habilidades que permiten usar la lengua como un instrumento de comunicación efectiva. En el área de Matemática, se trabaja en el desarrollo de habilidades como ordenar, resolver y aplicar a través de contenidos de números enteros y potencias.

Los alumnos están recibiendo una introducción a la Salesianidad, es decir, un acercamiento al carisma salesiano, centrado en los principios educativos de religión, amor y razón que, como hombre práctico, don Bosco dejó en su testamento espiritual.

Además, a través de un proceso de orientación vocacional, los jóvenes están conociendo e impregnándose de las diferentes áreas de estudio que entrega el establecimiento tales como Mecánica automotriz, Agricultura y Elaboración industrial de alimentos, sin dejar de lado la importancia de la formación humanístico-científica. En las especialidades, los estudiantes han tenido la oportunidad de conocer motores, herramientas, marcas y piezas de automóviles. En la parte agrícola, los jóvenes están reconociendo tipos de suelos, plagas, especies de árboles y plantas, pesticidas, abonos y tipos de cultivos. En lo que se refiere a los alimentos, los estudiantes están adentrándose en los distintos procesamientos, características, cuidados y normativa de su elaboración.

En la educación salesiana es medular la participación empática del profesor. En este caso quienes asumieron la tarea fueron los docentes especialistas de las asignaturas antes mencionadas. Los educadores advirtieron en los alumnos mucho interés, alegría y muy buena disposición.

La experiencia ha resultado enriquecedora para todos quienes participaron en esta labor pensada para el beneficio de los estudiantes y en el cumplimiento de uno de los anhelos de don Bosco: “que los jóvenes no sean solamente amados, sino que se den cuenta de que se les ama”